Publicado el

botas ugg ofertas de los universitarios

uggs boots de los universitarios

El tiempo de descanso empieza a diluirse. La vuelta a la rutina académica será una realidad para miles de jóvenes universitarios en menos un mes. Una circunstancia que en muchos casos va acompaada de la siempre difícil tarea de buscar alojamiento y resolver no pocos incógnitos. Piso o residencia? Precio o ubicación? Solo o acompaado? En Euskadi cientos de jóvenes ya han iniciado su particular ‘peregrinaje’ universitario.

La mayoría de los estudiantes lo tienen claro: buscan un apartamento barato y no muy lejos de la universidad. Es la mejor opción. Quienes se decantan por residencias o colegios mayores priorizan que no tengan restricción de horarios ni de visitas y a poder ser que incluya pensión completa y limpieza de las habitaciones. Al menos así lo constatan en Bilbocasa, una de las inmobiliarias de las tres capitales de Euskadi.

Para algunos, la intimidad y libertad de un piso es lo que inclina la balanza para descartar las residencias. Otros prefieren la comodidad y el ambiente de la vida universitaria de las residencias o colegios mayores.

En cuanto a su coste, los alquileres de habitaciones en Bilbao, San Sebastián y Vitoria tienen un precio similar, 300 euros en el caso de la habitación más barata, y hasta 450 euros la más cara, con gastos incluidos. Habitualmente se mira más el precio que la ubicación. En Bilbao, las zonas más frecuentadas por los universitarios para vivir con apartamentos de estudiantes son Deusto y Sarriko. En San Sebastián, la zona del Antiguo, mientras que en Vitoria se decantan por pisos en el centro o sus cercanías.

Los apartamentos en alquiler están especialmente pensados para el uso de estudiantes. Son sencillos y con habitaciones muy básicas que disponen de una cama, un escritorio y un armario. Para alquilarlos los estudiantes prefieren hacerlo por su cuenta, ya que a pesar de ser más cómodo, contratar con una inmobiliaria sube el precio.

Las residencias y colegios mayores ofrecen un estilo de vida totalmente diferente al de los pisos corrientes. Eso cuesta dinero. La mensualidad incluye actividades como torneos de deporte, excursiones o fiestas, con las que tratan de unir y hacer la vida fuera de casa más fácil. Los precios varían dependiendo de los servicios que ofrezca cada centro.

Los colegios mayores son más caros, rondan desde los 800 euros en el caso del Colegio Mayor Miguel de Unamuno (Bilbao), que cuenta con 176 plazas para estudiantes hasta los 1.110 euros en el Colegio Mayor Ayete (Vitoria), de 90 plazas, este último solo para chicos. Todos ofrecen pensión completa, servicio de lavandería y limpieza.

En una residencia en cambio la oferta se basa en una habitación, aunque el abanico de posibilidades es muy amplio. Están los que prefieren el máximo lujo,
botas ugg ofertas de los universitarios
con habitaciones como la doble tipo suit con cocina de uso individual de la residencia Miguel Agud Querol en San Sebastián, de 694,95 euros, hasta los que se conforman con lo más sencillo y económico, como la habitación doble a compartir con cocina compartida 313,37 euros sin contar gastos de la residencia Tomás A. Fournier de Vitoria.

“Me daba miedo irme a un piso con desconocidos”

Actualmente Euskadi cuenta con más de 65.000 alumnos matriculados en alguno de sus tres centros de educación superior: la Universidad del País Vasco UPV/EHU , la Universidad de Deusto y la Universidad de Mondragón. De entre ellos el 57% cursó sus estudios en Bizkaia, el 30% en Gipuzkoa y 13% en lava.

Pero no todos proceden de Euskadi. Lidia Sanz es de Menorca. Lleva dos aos en San Sebastián donde acudió para estudiar en el Basque Culinary Centre. Cuando le llegó la hora de elegir alojamiento lo tuvo claro: una residencia, la Manuel A. Querol. No conocía a nadie en Euskadi, por lo que a pesar de ser más caro, la residencia me pareció la mejor opción para hacer amigos, me daba miedo meterme con alguien desconocido en un piso, explica. Destaca que la residencia le aportó un valor aadido que no encontraría en un piso, como las fiestas de Navidad, carnaval o de primavera, además de excursiones a esquiar o visitar ciudades.

En el caso de Mireia Tena, de Arrasate Mondragón, no se lo pensó dos veces. Escogió la opción de un apartamento compartido para vivir en Bilbao, donde estudia Biotecnología y en la UPV. Conozco las residencias y colegios mayores de Bilbao pero son demasiado caras y realmente me gusta más vivir en un piso, por lo que me puse en contacto con varias personas de mi pueblo que también iban a estudiar allí y me fui con ellos a uno, cuenta Mireia.

Nerea Blanco no contaba con la posibilidad de estudiar fuera, por lo que tuvo que quedarse en su casa en Bergara y viajar todos los días en autobús a Vitoria donde estudia enfermería en la UPV. A veces es un rollo tener que levantarte antes para poder llegar al autobús pero en general sale más barato y la línea está bien comunicada y no tarda mucho,
botas ugg ofertas de los universitarios
detalló.