Publicado el

botas uggs online Cómo organizar un funeral económico

ugg botas baratas españa Cómo organizar un funeral económico

Hoy los cementerios se llenan de flores y de familiares que visitan las tumbas de sus seres queridos. Dar sepultura a un allegado, además de ser uno de los momentos más dolorosos de la vida, puede resultar muy caro, ya que el precio de los servicios funerarios oscila, de media, entre 3.000 y 3.500 euros, según seala Jesús Pozo, responsable de prensa de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid (EMSF) y la compaía funeraria Funespaa. Cuando las economías espaolas no pasan por su mejor momento, hacer un entierro digno pero sencillo es posible, como se resume en las siguientes líneas, y, además, se abaratarán muchos costes. Así, prescindir de recordatorios y de publicar esquelas en los medios, o hacer el velatorio en casa, resulta más económico.

Inhumaciones, cremaciones o donar el cuerpo a la ciencia. Tras la muerte, el alojo de los restos del fallecido se puede hacer de diversas maneras. En Espaa, la práctica más utilizada es la inhumación, aunque cada vez hay más cremaciones, como indica Jesús Pozo, quien aade que la media de incineraciones es del 33%. Y hay casos, como los de Málaga y Sevilla, donde se superan el 70% de cremaciones. En general, la incineración es más barata, pero tampoco es una regla aplicable a todos los municipios espaoles.

A la hora de saber cuánto puede costar un funeral, conviene distinguir entre el servicio funerario y el de enterramiento. Los costes funerarios (que incluyen un tanatorio) suelen estar unificados en cualquier lugar de Espaa, mientras que hay mucha diferencia con los gastos de enterramiento, que dependen de la localidad.

Los precios de un funeral se mueven, de media, en una horquilla de entre 3.000 y 3.500 euros. Estos costes se pueden rebajar, si se escogen materiales de calidad media y se restan complementos a la hora de despedir a un ser querido:

Esquelas: resultan muy útiles para dar a conocer la muerte de un ser querido, y para que personas que lo trataron en vida puedan despedirle en el cementerio o el tanatorio. Se incluyen en los periódicos más leídos de la ciudad y, en algunos municipios, se colocan en el portal de la casa donde residía el fallecido o en calles céntricas. Es más un símbolo social, del que se puede prescindir en momentos de apuro económico. Sin esquelas, se puede comunicar la muerte de un familiar a las personas más cercanas, y estas darán la noticia al resto de conocidos.

En el lado contrario de la balanza están las peticiones especiales por parte de los familiares y la personalización del servicio, que cuestan mucho más dinero. Aunque pueda parecer extrao, en una situación de crisis como la actual, hay una tendencia al alza en estos encargos.

Con seguro, más cómodo y sencillo

Tras la muerte de un familiar, al dolor se une la necesidad de darle sepultura o incinerarlo y de realizar numerosos trámites administrativos para certificar su deceso. El proceso es sencillo, pero farragoso, sobre todo teniendo en cuenta el estado de ánimo de los más allegados al difunto, cuyo último pensamiento es, en esos momentos, hacer gestiones. Por ello, las aseguradoras se encargan de todos los detalles.

El ramo de decesos es uno de los más antiguos y específicos del mercado espaol de seguros, y el 51% de la población de nuestro país tiene un seguro de decesos. Esta cifra se amplía al 60% en el caso de los fallecidos. El seguro cubre los gastos de tanatorio, flores, recordartorios. y hace frente a los costes del funeral, los desplazamientos, las esquelas e, incluso, la vuelta a casa si la muerte ocurre en el extranjero o la asistencia jurídica a la familia.

Cuando se produce un fallecimiento, basta con tener el DNI del finado, su póliza del seguro y el último recibo abonado. Con esos datos se llama a la aseguradora, que correrá con los gastos y se encargará de resolver los trámites y gestiones administrativas inherentes a la muerte.

Pero hay que tener en cuenta que las compaías de seguros no son funerarias, no tienen tanatorios, coches fúnebres para el traslado de fallecidos, ni hornos crematorios. Para todos estos servicios, subcontratan a una empresa funeraria que debe elegir la familia. La aseguradora se limita, después, a pagar en función de lo que se haya contratado en póliza.

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.

Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.

Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.

No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Eroski Consumer es un producto informativo de Fundación Eroski. Cualquier comentario sobre la marca Eroski debe dirigirse a la Atención al Cliente de Eroski.
botas uggs online Cómo organizar un funeral económico