Publicado el

ugg botas outlet Las lecciones de tres grandes errores que cometieron Coca

botas ugg baratas Las lecciones de tres grandes errores que cometieron Coca

Los productos no llegan a ser marcas reconocidas mundialmente sin que las compa que los hacen tomen riesgos en el camino. Pero hasta los m exitosos ejecutivos, comercializadores y dise a veces se equivocan en una escala monumental.

Planes que parec una buena idea en el momento se convierten en cat comerciales, y las empresas m renombradas parecen incompetentes.

Y cuando hablamos de firmas y productos grandes, no estamos exagerando: he aqu tres de los ejemplos m extremos protagonizados por el jab Persil de Unilever, Coca Cola y el auto Mini, de la British Motor Corporation.

Si bien la competencia a menudo impulsa a las empresas a los grandes avances, tambi puede llevarlas por mal camino.

Los siguientes casos ilustran que al fijar la mirada en el competidor, se puede perder de vista el negocio propio.

El gran poder de PersilEl mercado de detergente siempre ha sido un campo de batalla ferozmente disputado por multinacionales de la talla de Unilever y Procter and Gamble o P Reino Unido, hab un vencedor indiscutible: Persil, de Unilever.

Lanzado en 1909, se convirti r en el detergente favorito del pa con una reputaci inigualable. Era una de las marcas m queridas e ic que se asociaba con buenas madres y familias felices.

Su principal competidor Ariel, de P se comercializ centr en la ciencia de la limpieza, dejando a un lado los asuntos emocionales. Se trataba de lavar la ropa, deshacerse de las manchas y ya.

Con los a el enfoque cient de Ariel atrajo a m y m compradores. En la d de 1990, el dominio de Persil estaba en decadencia y se desataron las que se conocieron como “las guerras del detergente” entre las dos supermarcas.

Hubo mucha animosidad, frustraci e intensidad.

Unilever decidi invadir el territorio de Ariel desarrollando un producto llamado Persil Power, que conten un ingrediente especial de manganeso, apodado “el acelerador”.

En una movida poco com los fabricantes de Ariel, P le advirtieron a Unilever que la nueva f era demasiado poderosa para uso general.

Dos verdadesHay dos verdades sobre todos los polvos de lavar: n uno, limpian la ropa. N dos, todos da la ropa. Es inevitable.

Los jefes de Persil Power confiaron en que sus pruebas de laboratorio les aseguraban el equilibrio correcto entre la limpieza y el da y lanzaron Persil Power en 1994.

En cuesti de d la prensa empez a publicar fotos que P le proporcion a todos los diarios de Europa en las que se ve calzoncillos y camisetas repletos de agujeros.

Vikki Orvice, una periodista que reportaba sobre asuntos del consumidor en esa recuerda que “usaban la frase: usas este producto, tu ropa se rasgar hasta el punto de la indecencia (P no pod haber corrido con mejor suerte”.

Los propietarios de Persil comenzaron a ser bombardeados con prendas ra enviadas por clientes indignados.

“Which?”, una respetada revista del consumidor, anunci que hab hecho pruebas y que, aunque el detergente no rasgaba las prendas al punto de la indecencia, efectivamente, no era bueno para la ropa.

La eliminaci sin miramientos de Persil Power de los estantes de los supermercados marc un final humillante para la marca.

El desequilibrioEs dif ponerle un precio exacto al fracaso pero algunos analistas estiman que Unilever invirti y perdi unos US$350 millones en Persil Power.

Para los observadores, parec incre que una compa tan respetada se hubiera metido en tal l particularmente porque la percepci de una marca es algo tan precioso que es muy peligroso jugar con ella.

Seg los expertos, esa es la lecci que la amarga experiencia de Unilever dej ni siquiera en los mercados competitivos de hoy en d en los que existe la presi real para innovar r se debe poner en riesgo la marca.

Unilever se apresur a salvar la situaci lanzando una nueva f m suave, “New Generation Persil”, sin el acelerador de manganeso.

Persil recuper su posici como l del mercado cuatro a despu con Persil Tablets.

Cuando Coca Cola se qued sin gasA pesar de que “nuevo” y “mejorado” son palabras poderosas que los negocios adoran usar, a menudo escogemos comprar nuestros favoritos de siempre. Y lo que queremos es que los cambien.

Coca Cola es la marca m grande del mundo.

Su depende en algo esencial: la receta secreta de su bebida original. Cuando la compras est comprando un cultural.

Pero hubo un momento en que una rivalidad intensa llev a los responsables a olvidar eso y a tomar una p decisi abril de 1985, Coca Cola convoc a la prensa para hacer un importante anuncio. La expectativa era que cualquier cosa que Coca Cola hiciera ser una jugada inteligente.
ugg botas outlet Las lecciones de tres grandes errores que cometieron Coca