Publicado el

donde puedo comprar botas ugg Historia de un fracaso

botas ugg autenticas Historia de un fracaso

Jes S Pau Gasol nunca hab ca tan bajo. Ni tan pronto vistiendo de amarillo. En mayo est de vacaciones, como en la de los Grizzlies, pero el cuarto 4 0 de su carrera en una eliminatoria por el t suena mucho peor sin la m de Elvis Presley. La onda expansiva del batacazo de los Lakers se lo ha llevado por delante. L Capital para entender la mutaci del sexto clasificado del Oeste en dominador de la NBA, la historia del fracaso de Los que ahora parecen del infierno, tambi debe arrancar por Es la servidumbre de la grandeza.

Pau est hecho pur Mucho peor que cuando fall la canasta que le pudo dar a Espa el Europeo de 2007. Va recuperando la tranquilidad seg pasa las horas, pero no se alivia con coartadas que no le llevan a ninguna parte, salvo al enga Es listo para evitar los pa calientes. Sabe de primera mano que ha jugado mal, quiz peor que nunca desde que lleg a Estados Unidos en 2001. En ‘playoffs’ ha firmado estad propias de la clase media (13 puntos, 7 rebotes y 40% en tiros de campo), impropias del jugador que ya es habitual en los ‘All Star’, el hombre que sumaba incluso en los d malos o estando lesionado; nunca subray su presencia en los partidos, se le observ perdido, superado, con un lenguaje corporal uno de sus defectos de toda la vida que expresaba abatimiento. No era Pau.

Parec torpe con la bola en las manos, como si le quemara. En la serie ante los Mavericks perdi la lucidez a la hora de elegir la mejor opci una de sus grandes habilidades, y dej de explotar como acostumbra su uno contra uno, algo que le distingue sobre casi todos. No le sali nada. Siempre ha leido el baloncesto como un libro abierto. Pero se le cerr A veces ni se atrev Su defensa no tiene ninguna defensa. qu El vasto mundo entre las dos interrogantes es la causa del desplome an de Gasol, que se ha cuestionado todo en los d Su crisis de autoestima es terrible, impropia de un jugador tan consolidado. No sabe en qu momento se le borr del disco duro la manera de jugar al baloncesto como sol hacerlo. Como est bien f no para de preguntarse: qu viene esto?

Es un hombre desconcertado por lo que ha vivido en las semanas, la cara m amarga de una dulce trayectoria. Por eso pareci desubicado en la cancha. Siempre, durante todos estos a tuvo la virtud de rehabilitarse, ya sea en momentos de partidos o en campeonatos. Encontraba la chispa adecuada para despegar o intentaba aportar en facetas que no eran las suyas. Daba a un bot y todo cambiaba. Le pas en el Europeo de Polonia con aquel mate a Lituania en la primera fase. De pronto hac ‘boom’ y el cohete volaba. Esta vez no encontr el cuadro de mandos.

DE H A VILLANO

Acostumbrado a disfrutar de una carrera vivida en lo alto de la ola, el proceso de pasar de h a villano en un mes tambi le ha sorprendido. Resulta dif de comprender. De repente, todo lo conseguido con la camiseta de los Lakers no vale, ha pasado al olvido, aunque es de hace unos meses; sus compa ya no conf tanto en Phil Jackson, famoso por su flema y su peculiar manera de afrontar las situaciones cr le da golpes en el pecho para se como culpable del desastre; la prensa especializada se fija b en el 16, sin reparar en otros dorsales de la crisis; el nombre de su novia aparece como responsable indirecto de su decadencia y de alterar la convivencia dentro del vestuario; Magic Johnson, cuyas opiniones tienen peso en el universo ‘Laker’, proclama que hay que traspasar a un hombre alto y, claro, tal y como est el patio se piensa que la leyenda lo dice por el chico de la barba. Para echarse a llorar.

SIN PERDON, NI CONSUELO

No hab consuelo. De repente, el cr ganado con tres ‘Finales’ consecutivas y dos anillos se quedaba en nada. A cero. Antes del 1 de febrero de 2008, los Lakers llevaban tres temporadas sin pasar de primera ronda de ‘playoffs’. En una de ellas ni se clasificaron. Kobe Bryant estaba en el equipo. Siendo el jugador franquicia, es curiosa su ausencia en la trituradora. Los reproches son dejarle en evidencia en relaci a Michael Jordan, pero el trastazo del campe no lleva su cara. Su rendimiento, mejor que el de Pau, ha sido peor que el de otras campa No anotaba tan poco en ‘playoffs’ desde el 2000. En el cuarto partido fue el que estuvo, pero en el crucial tercer encuentro se inhibi algo extra para un superh

PHIL JACKSON SE LIBRA

A Phil Jackson, agasajado hasta lo empalagoso en los anillos con todo merecimiento, tampoco se le ha querido relacionar con el fango en su adi a los banquillos. El peso de las vacas sagradas. Su direcci en el primer encuentro, cuando no reaccion ante la caraja de su equipo, que tir 16 puntos de renta, fue muy cuestionable. Ya le pas en el cuarto encuentro de las ‘Finales’ de 2008, el de la remontada hist de los Celtics. Negarle es de bobos, pero ni el zen libra a nadie de sus responsabilidades.

El banquillo, como viene siendo habitual, no ha dado la talla. Fisher no fue el jugador que ejerce de portavoz del sindicato de jugadores en las negociaciones con la NBA para evitar el ‘lockout’, sino el sindicalista que oficia de jugador en sus ratos libres. Ya no hay tiros milagrosos para lavarle la cara. Bynum termin perdiendo el norte con una falta vergonzosa, que traer consecuencias y compromete su futuro en la franquicia. Artest nunca encontr su mejor versi Odom se ha diluido tras una fant temporada regular cuando han llegado los ‘realities’ de los playoffs. No, Pau no ha sido el culpable en el desastre. Esta pel tiene un gran reparto.

EXPLICAR LO INEXPLICABLE

A Pau le mortifica que la debacle tenga s un apellido: Gasol. M sal en su herida. Algo que le abrasa. Buscando teor que expliquen lo inexplicable, su conversi en un jugador del mont la prensa americana se invent el bulo de que su relaci con Silvia hab acabado y en torno a este tema, que su novia quer robar el plano a la mujer de Kobe y esto hab deteriorado las relaciones entre las dos estrellas. Ya no hab qu Resulta tan rid invent como cre o proclamarlo. La relaci est como nunca. Las dos.

Su descenso al averno termina cuando empieza a o que ya no es indiscutible para los Lakers. El debate est en la calle, donde suele fallar la memoria. Hace menos de un a se dec que le hab birlado el MVP de las Finales, que hab sido m decisivo que Kobe. La eterna noria de los juicios sin perspectiva. De pronto, Pau, que no ha dado argumentos con su juego para librarse de la quema, entra en las quinielas para hacerse con Superman Howard en un intercambio.

De eso se habla tambi Magic abri la veda solicitando una reconstrucci y la salida imperiosa de un hombre alto. Pau mide 2,16. En este asunto est m o menos tranquilo. Sabe que si quiere, se retirar en la NBA de amarillo. Lo malo es que eso s es una tirita en el boquete. El desaf ahora es volver a ser el que era. No se le caer los anillos para asimilar esto, hacer autocr recuperarse y ser otra vez Pau Gasol. Tal y como est de afectado, hablar de su participaci con la selecci no viene al caso. Su plan es ir al Europeo, pero seguramente hubiese sido mejor hacerlo despu del tercer anillo, no como est ahora: aguijoneado por las dudas. Ahora tendr mucho m descanso, llegar m fresco a la concentraci y con la idea de recuperar la sonrisa con el baloncesto. Nadie niega a Pau su importancia en las tres últimas finales y dos anillos de los Lakers. Pero eso no quita para que su rendimiento de estos ultimos meses haya sido penoso. Además, lo peor es que su mejor temporada en LA fue la primera y desde entonces (con altibajos, claro) cada vez ha jugado peor. Solo hay que ver como han ido bajando temporada tras temporada sus tiros de campo. Que sí, que Gasol ha sido muy bueno, hasta fue el mejor europeo de la NBA y en algún momento el mejor ala pivot de la NBA. Pero ya no lo es. Y esta por ver que consiga recuperar su nivel si sigue en los Lakers, así que lo mejor sería un cambio a otra franquicia.

Nunca en ningún deporte colectivo he visto recaer la responsabilidad de un resultado en un único jugador,y si uno lo hace mal para eso está el entrenador, los tiempos muertos y las sustituciones.

Si Gasol ha sido tan decisivo y hasta ahora, al parecer, los Lakers han girado, pivotado y ganado por él, es hora de que el “anciano” entrenador, y pasados “craks” del Baloncesto, se enteren de que el Baloncesto es un juego de equipo y que ningún jugador puede tener la responsabilidad de ganar o perder un partido. Kobe x el proximo anillo!